Mi IWC Portuguese, mi tesoro

Cuando meditaba sobre si sería bueno o no escribir este blog, una de las cosas que mas me preocupaba es que, usted lector, no pensara que esto iba a ser un monotema de protocolo, día tras día, semana tras semana, esto iba a ser de alguna manera un ‘tablón’ en el que iba a expresar mis ideas sobre la vida, en la que por su puesto el protocolo tiene el mayor peso. Pero como pasa en su vida, no sólo existe su profesión, existen mas cosas.

Ya lo había anunciado en el primer post, donde decía textualmente: “Este será un espació de comunicación, de convivencia, donde expresaré mi visión sobre lo que mas me gusta y haré algunos guiños a otros ‘placeres’ de la vida, reflexionaremos juntos…” Cuando aludía a esos otros ‘placeres’ hablo de la vestimenta, de los complementos, de los útiles de aseo… hablo de todo lo que rodea al ser humano y que de alguna manera tiene su historia.

Hoy voy a hablar de uno de esos placeres, de esos guiños… Los relojes, en este caso uno en especial, el ‘IWC Portuguese’. Estoy seguro que a los que como a mi, les gustan los buenos relojes, sentirán que un post en un blog no es suficiente, hay muchos blogs extraordinarios que hablan de relojes, con una visión mas genérica y especializada, quizás el mío tenga una visión mas visceral porque sólo busco la historia en una máquina tan extraordinaria. Pero para gustos hay colores.

Antes de nada les diré que igual hoy les quitaré una venda de los ojos, puesto que en muchos casos estaréis acostumbrados a ver, oír o poseer marcas de relojes que mas que su historia, lo que les ha hecho llegar a ellos, son sus grandes departamentos de marketing. Marcas como Rolex, Cartier, Breitling, Omega, Swatch, Hublot, Longines, Lotus, Montblanc, Timeforce, Viceroy… en muchos casos no son marcas históricas sino producto de grandes ideas de ventas. Sus patrocinios, sus famosos, sus mensajes son los que han conseguido que usted caiga en sus redes, pero cuando los abre, se da cuenta que en su interior en la mayor parte de ellos no existen manufactura sino maquinaria hecha en serie. Aún así no significa que no haya hecho buenas compras puesto que casos como Rolex o Cartier, han conseguido tener autenticas obras de arte y hacer historia en la relojería del siglo XX, pero de eso hablaré en otro post.

relojes_primeras_marcas_castelldefels_oro-2

Intentaré invitarles a conocer el mundo de marcas que, en algunos casos, jamás habrán oído: Patek Philipe, Jaeger Lecoultre, Breguet, IWC, Zenit, Blacpain, Glashütte, Ademars Piaget, Panerai, Vacheron Constantine… que son la viva historia de la relojería de manufactura y no de sus obras creadas este siglo sino de las que pertenecen al siglo pasado.

En esta pasión me introdujeron mis abuelos y hoy en día, la persona que me acompaña en la dura tarea de vivir, me sigue inculcando mi amor por los relojes. Pero como antes decía no hablo de los que muchos consideráis buenos relojes, hablo de los de manufactura, de aquellos que tienen mucha historia, no sólo por ellos mismos sino principalmente por la historia de su marca.

Como dice uno de mis jefes, al que he tenido la oportunidad de conocer mejor tras descubrir que compartimos esta pasión. La principal diferencia que hay entre un reloj de cuerda y un reloj de pila, es que al primero (el reloj de cuerda) es un reloj con corazón y el segundo, es una máquina que da la hora. A la anterior explicación, yo añadiría, que al reloj de cuerda, su propietario, le da la posibilidad de vivir cada día cuando a través de la rotación de su manecilla lo llena de energía, el otro, ‘la máquina’ te controla las horas sin tener piedad con el paso del tiempo.

No debes olvidar que cuando tienes una reliquia, algo de mucho valor en tu familia, tú no eres propietario de la misma, tú solamente eres quien debe cuidarlo para transmitirlo hasta tú próxima generación.

“En una pequeña localidad situada en el corazón del cantón…” parece un cuento, pero es una historia, ¿la diferencia?, que hablamos de una obra de arte engendrada por el ser humano. Sin embargo, en esta ocasión se nos presenta la posibilidad de variar un poco, pues nos encontramos ante un caso muy peculiar dentro de la relojería suiza.

La empresa suiza IWC Schaffhausen fue fundada en 1868, estando localizada en el nordeste de Suiza, su nacimiento se aleja de los pequeños talleres familiares que dieron origen a la gran mayoría de las marcas. Además de que no fue un suizo quien la fundó, sino un americano llamado Floretine Ariosto Jones, que en un principio estuvo interesado en crear una fábrica de movimientos desde donde abastecer a las diferentes empresas relojeras de su país.

Los bajos costes salariales así como la facilidad en la época para encontrar mano de obra cualificada se convirtieron en una buena opción para sacar adelante sus trabajos. No está de más recordar que los grandes relojeros suizos aún hoy, trabajan desde sus casas, donde tienen sus propios talleres. Pero el celo profesional le deparo no grandes éxitos al propietario. Hasta que se cruzó en su camino Johann Heinrich Moser, dando como resultado la empresa International Watch Company de Schaffhausen.

Uno de sus primeros relojes referencia fue el modelo digital construido en el año 1885 basado en la patente de un reloj austríaco llamado Pallweber, con dos pequeñas ventanas que mostraban la hora y los minutos y en el que el único parecido con los relojes de la época, era el segundero con aguja. De los que se construyeron unas 20.000 piezas y que hoy en día son muy valoradas.

reloj IWC Pallweber

Reloj de la marca International Watch Company Pallweber del que se hicieron 20.000 unidades

Pero como siempre pasa, las modas se imponen a la razón, y se empezaba a vislumbrar en el horizonte que los relojes de pulsera, serían el futuro, por ello se empezó a trabajar en calibres mas pequeños como el 63 y el 64.

Debó aclarar que el calibre en los relojes es lo que se conoce como el movimiento, el mecanismo. El cual se mide en pulgadas como las armas de fuego por el diámetro en este caso de la maquinaria ya que estas son redondas, hoy en día se conocen más por la palabra movimiento.

Como antes indiqué, la marca se había creado principalmente para abastecer de movimientos a las fábricas americanas, pero debido a que eran muy buenas máquinas, Alemania, Austria y Rusia se convertirían en sus principales destinos debido a su gran fiabilidad.

Sus primeros lemas: “Probus Scafusia” cuya traducción del latín sería: ‘bien hecho Scafusia’ la última palabra es el nombre romano de la ciudad de Schaffhausen, esa palabra tendría mucha importancia para la marca a lo largo y ancho de su historia.

El año 1938 fue un año crucial, un reloj que se realizó por encargo para el mercado portugués (mas adelante lo explico), se convertiría a posteriori, en uno de los relojes más admirados y codiciados por los coleccionistas de la historia. Se trata obviamente del Portugues una pieza que en sus inicios estaba dotada de un movimiento original de bolsillo, del calibre 74 al que mas tarde se le adaptaría un movimiento saboneta calibre 98.

IWCCAuto

Gama de relojes IWC Portugese Chronograph

En 1955 la firma lanzó su primer reloj de pulsera automático, el conocido como Ingenieur con un calibre 8521, un reloj que cuenta con un sistema de cuerda y de indicación de fecha patentados por la marca, aunque lo que mas destaca de esta máquina es que tiene propiedades antimagnéticas. Tras este le seguiría del Da Vinci automático, un modelo con calendario perpetuo patentado, programado mecánicamente para los próximos 500 años, y con uno de los sistemas de indicación de fase lunar mas precisos del mercado.

En 1993 IWC celebraba su 125º aniversario, situada nuevamente en una posición de privilegio dentro de la relojería suiza. Lo hizo con una edición especial de 125 ejemplares de una de sus piezas más destacables, Il Destriero Scafusia, que era por aquel entonces el reloj de pulsera con fabricación en serie más complejo del mundo.

iwc_sideralescafusia

Reloj IWC Portuguese Sidérale Scafusia, la joya de la corona

La recuperación de viejos modelos iconográficos, se ha convertido en este siglo en uno de los mayores alicientes de la marca, destacando entre ellos el Portuguese Calendario Perpetuo dotado de una sorprendente doble fase lunar (para los dos hemisferios). Con un calibre 50611 de IWC y sistema de cuerda automática Pellaton, garantiza hasta siete días de reserva de marcha.

Su calendario perpetuo es uno de los más precisos jamás fabricados, pues presenta un solo día de desfase tras 577,5 años de funcionamiento. En cierta medida entendería que no te sorprendan estas cifras, pero he de reconocerte que al ser una obra hecha por un hombre, la precisión destaca de entre todos los detalles.

Te daré algunos datos mas sobre esta reliquia que he de confesarte, uno de sus ejemplares, obra en mi poder.

Como reza el himno nacional portugués: ” Héroes del mar, noble pueblo … “. Es la expresión de una memoria colectiva a través del cual grandes navegantes de Portugal en los siglos XV y XVI, pioneros de la marinería, Vasco da Gama, Bartolomeu Días y Ferdinad Magellan emprendieron sus viajes atrevidos descubriendo el África occidental, India y finalmente viajando a través de todos los océanos del mundo. Acontecimientos que permanecen vivos en nuestros días y en los que por encima de todo, resalta su capacidad como navegantes.

Su capacidad de navegantes excepcionales, sus cartas náuticas exactas y el uso de instrumentos como el astrolabio son lo que les permitieron conquistar nuevos horizontes. En homenaje a ese eco lejano de aquel glorioso pasado, se basó la creación del IWC Portuguese en el que se combinó la tradición de instrumentos náuticos, el diseño contemporáneo y la mecánica del futuro.

Volviendo a los años 30, a finales de la década, dos importantes hombres de negocios portugueses que trabajan en la industria del reloj llamados Rodríguez y Texeira, estaban buscando la precisión técnica de primer orden y realizaron una visita a la fábrica en Schaffhausen. Pidieron relojes de pulsera con cajas de acero y la precisión de un cronómetro marino. En el momento, la única manera de satisfacer su petición era de un calibre reloj de bolsillo 74, por lo que la CBI decidió tomar un movimiento cazador (que también tiene la corona en el lado derecho) y alojarlo en un caso de reloj de pulsera. La primera portuguesa de 1939 estableció una familia de relojes IWC cuya precisión, tamaño y mecánicos complejos han sido un ejemplo en la relojería de todo el siglo XX.

lifestyle_intro_portuguese-automatic_iw500114.8742024712287285f4de1a2e75402f6e

Reloj Portuguese Automatic

En el año 1993 se fabricó una serie muy especial limitada anteriormente reseñada (Portuguese Sidérale Scafusia), a la que posteriormente siguió el Portuguese Chrono-ratrapante, el Portuguese Repetición de minutos, el Portuguese Chrono-automatic y el Portuguese Automatic 2000 con mecanismo automático de IWC calibre 5000. Este calibre resulta impresionante con 286 piezas mecánicas en 37 grupos y 44 rubíes.

IWC Portuguese Chronograph

Reloj Portuguese Chronograph (mi tesoro)

Sin duda alguna, el IWC Portuguese que aparece en la foto es un referente, se trata del Portuguese Chrono-Automatic en acero, el cual dispone de un mecanismo de cronógrafo mecánico con cuerda automática, un pequeño segundero con dispositivo de parada, cristal de zafiro abombado contando con un diámetro 40,9 mm, en definitiva un extraordinario reloj con un eficaz sistema de carga Pellatón.

Para mi, es uno de los relojes mas o bellos del mercado y la marca consciente de ello IWC ha sabido sacarle buen partido al Portuguese, al diseñar sucesivos y variados modelos del mismo.

“Nunca debemos mostrarnos más sabios que las personas que nos acompañan, dispón de tus conocimientos como si de un reloj de bolsillo se tratara, manteniéndolo guardado y no sacándolo para contar las horas sino para darlas cuando te las pidan”

Anónimo

Anuncios

Abriendo una nueva ventana en este extenso horizonte

16716112 ventana al mar

Le agradezco que me permita entrar en su vida a través de esta ventana, espero, poco a poco, a partir de ahora poder entrar también en su corazón.

Hoy comienzo esta nueva andadura, sin miedo, pero con mucha precaución, llevaba tiempo dándole vueltas a abrir este nuevo camino, una vía de comunicación desde la mas absoluta humildad y creo que ese momento ha llegado.

Este será un espació de comunicación, de convivencia, donde expresaré mi visión sobre lo que mas me gusta y haré algunos guiños a otros ‘placeres’ de la vida, reflexionaremos juntos, dialogaremos y porqué no, alguna vez discutiremos, pero siempre desde el mas absoluto respeto.

Con este blog quiero proponer a todo aquel que quiera participar, un nuevo espacio para el debate de conceptos imprescindibles en el protocolo y la organización de eventos y porque no, irnos un poco mas allá y hablar de vestimenta masculina, y de algún que otro capricho.

A través de este instrumento pretendo encontrar el eco que la red proporciona, aunque será el tiempo el que diga hasta donde puede llegar el mismo, de todas formas, sea cual sea, no es lo mas importante, el propósito es ofrecer una visión personal sobre un tema tan apasionante como el que aquí nos convoca. Intentare convertir este blog en un lugar de consulta por parte de quienes quieren saber algo mas.

Quisiera tener unas palabras para quienes ya me vienen ‘aguantando’ desde hace tiempo a través de otras redes sociales: Facebook, Twitter o Linkedin espero que estos se sumen también a participar activamente en este proyecto.

Querría despedirme recordando a quienes me han ayudado a dar vida a este proyecto porque lo fácil es pensarlo, pero lo difícil es sentirlo y desarrollarlo. A mi familia, que ha estado ahí en todo momento animándome en insistiendo en que yo podría hacerlo,  a los compañeros de profesión que se han prestado de manera multitudinaria a ayudarme a través de sus experiencias, a mis colaboradores, los que ya están y los que vendrán, las puertas están abiertas a todos aquellos que quieran aportar algo de su sabiduría o de su experiencia a este blog, y especialmente a @moadiario por hacer realidad este sueño con sus conocimientos sobre las redes. Este blog está hecho por profesionales para curiosos.