Llega el 2018

Se termina este año al que tengo mucho que agradecer y algo que reprochar.

Ha sido un año difícil, con algunos cambios en mi vida que posiblemente se vean reflejados en el futuro.

Un año en el que me he conocido un poco más a mi mismo, en el que se que en ciertas cosas, aún no lo he dado todo.

Al 2017 quisiera agradecerle que me haya traído a nuevas personas a mi vida, también a las que en algún momento de la misma desaparecieron y decidieron dar una segunda oportunidad a la amistad, con ellas he hecho cosas extraordinarias este año que va a terminar.

También hay que tener tiempo para recordar los fracasos que como a todos, me han acompañado este año, la perdida de seres queridos y admirados, el distanciamiento con personas que en algún momento o en muchos, me dieron luz. Gracias a esos fracasos he conseguido cambiar el rumbo y dar nuevas perspectivas a mi vida.

Siempre hay algo bueno en lo malo, siempre encuentras una luz en las noches mas oscuras.

Ha habido momentos donde desearía que el tiempo fuera más rápido, donde deseaba que el 2018 abriera ya sus puertas pero en la vida todo pasa por algo.

Espero que el próximo año, me permita al menos volver a sentir las cosas buenas que este me ha dado.

Mi deseo para el próximo año es que nada ni nadie borre la sonrisa de tu corazón, todos merecemos a alguien que ame nuestros defectos, que comprenda que son parte de nuestro ser y por eso los acepte.

Alguien que bese las cicatrices de nuestras batallas, que no le importe el pasado y sobre todo que de sentido al futuro.

Con tu permiso le digo que te arriesgues a ser feliz, que sea el tiempo quien decida si mereció la pena, si por una vez hiciste bien en dejar de comerte la cabeza. Mira al frente, deja el pasado atrás y disfruta de cada día. La vida es un suspiro y no hay que perder el tiempo en esas persona que nos fallan, por desgracia hay personas que son como son y no debemos intentar cambiarlas por que en su manera de ser, también está su encanto.

Te deseo un Feliz Año.

Anuncios

La Navidad en Europa

navidad en el vaticano

La Navidad aunque sea una fiesta que se celebra en todo el mundo, dependiendo del país, tiene una serie de connotaciones que la diferencian de otras tradiciones, a través de las próximas líneas y en sucesivos días hablaré de cómo se celebra la navidad en diferentes países del viejo continente.

En todas las latitudes, millones de personas celebran la Navidad a través de sus ritos, música, preparativos, decoración, tradiciones, sus principales platos, los protagonistas locales de estas fiestas… En resumen, sus costumbres.

La Navidad en Italia, tradiciones y costumbres

En Italia se celebra la navidad de forma muy similar a como ocurre en otros países de Europa, aunque tiene gran presencia el sentido religioso de las fiestas y las celebraciones con la iglesia católica de fondo.

navidad en Italia

San Francisco de Asís inculcó la fuerte tradición cristiana de montar un pesebre en cada casa, que ha llegado hasta nuestro tiempo, aunque el Santa Claus ‘importado’ de América poco a poco le gana terreno.

El día 8 de diciembre, se celebra la Inmaculada Concepción, conocida en ese país como “Festa dell’Immacolata Concezione”, que allí es fiesta nacional, ese día los hogares italianos empiezan a decorar su navidad, en unos casos montan el portal con su “presepe” (pesebre) y en otro el árbol de Navidad, aunque últimamente se ha sumado a esas dos tradiciones la de colgar algún que otro buitre simbolizando la limpieza del espíritu.

En la capital romana, los niños el domingo anterior a la celebración de la noche buena, llevan la estatuilla del niño Jesús de sus “presepe” a la plaza de San Pedro para que el Papa los bendiga durante el rezo del Angelus.

El 24 por la noche, las familias italianas se reúnen en torno a la mesa para celebrar la tradicional cenone (gran cena) cuyo menú difiere mucho según la zona en la que se celebre. Pasta rellena cocida con caldo de capón, pasta con almejas, anguilas, verduras o también el marisco suelen ser los platos preferidos de los italianos, no suelen tener la costumbre de comer carne esa noche. De postre, sus platos típicos: pandoro, panettone, torrone, panforte, struffoli, caggionetti, monte bianco… como antes indicaba, depende mucho de la cocina regional.

Esa misma noche, el intercambio de regalos, se hace de distinta forma según la región en la que se produzca, en algunas zonas se dan en Nochebuena y en otras el día de Navidad. Papa Noel o Babbo Natala (como ellos lo conocen) o el Niño Jesús dejan los presentes junto al árbol de Navidad.

En la ciudad de Molise, tras la cena se celebra la Ndocciata, una cabalgata de antorchas que culmina en una hoguera que ellos llaman de la fraternidad.

El 25 de diciembre, es un día tranquilo en el que antiguamente la gente acudía a la iglesia antes de desayunar, pero esa tradición ha cambiado debido a que se acuestan tarde tras la celebración de la cena de noche buena y ahora suelen asistir a los oficios religiosos al final de la mañana. Después se visitan familiares y amigos con los que se intercambian regalos y comparte mesa y mantel. Las familias se reúnen para celebrar un banquete que se puede prolongar hasta la cena, a diferencia del día anterior, la comida familiar si que tiene dentro del menú diferentes tipos de carne.

El 26 de diciembre se celebra el día de San Esteban (Giorno di Santo Stefano), ese día es fiesta oficial en Italia, por lo que las celebraciones de Navidad continúan ese día y hasta fin de año.

El día 31 se celebra la Nochevieja (Notte di Capodanno) en la que las lentejas sustituyen a las tradicionales uvas de la buena suerte en España. Entre sus costumbres están la de regalar algo de ropa interior de color rojo para asegurarnos la buena suerte, o la de arrojar trastos viejos por la ventana como símbolo de poner termino con el pasado (comenzar con buen pie), esta costumbre está muy arraigada entre los romanos y los napolitanos.

El 6 de enero ellos celebran la Befana, cuyo nombre proviene de la palabra epifanía, aunque su historia se remonta al nacimiento de Cristo. Es una brujita que trae regalos a los niños que se portan bien y carbón a los que se portan mal. No hay platos típicos para ese día, pero los dulces de estas fiestas, se siguen comiendo en los postres de ese día: panettone y pandoro.

Si tuviera que resumir la forma en que los italianos viven esta costumbre, lo haría con una frase o refrán que ellos utilizan mucho “Natale con i tuoi, Pasque con chi vuoi” (navidad con los tuyos, pascua con quien quieras).