Ciertos gestos distinguen a los caballeros del resto de los hombres

La galantería no es algo cursi ni pasado de moda, es un código que los caballeros que sienten admiración por las mujeres ejecutan desde el más absoluto respeto, también es aplicable a las personas mayores.

En el caso de aquellos que no han sido educados como tales, ridiculizar y mofarse de la misma es lo más fácil, pero aún no he conocido a ninguna mujer que no se sienta halagada cuando por costumbre, se tienen este tipo de actos con ella.

Corrijo el párrafo anterior, conocí a una chica en la universidad que confundió galantería con coqueteo, a ella le conteste: sabes que una persona te puede tratar muy bien sólo porque tiene valores y no porque le gustes, no confundas amabilidad con flirteo.

Existen un montón de adjetivos que pueden definir la galantería a quien la práctica, de cada uno de ellos sacarás conclusiones en torno a la gente que te rodea y que acostumbra a utilizarla: caballerosidad, educación, cortesía, gentileza, atención, delicadeza. Ser galán es una actitud en la vida de admirar no sólo al ser querido sino al ser respetado.

No debemos confundir a quien lo hace por profesión de quien lo hace por educación, no es lo mismo un caballero que te abre la puerta de un coche o que te acomoda en la silla, que un botones de hotel que te abre la puerta del coche, el segundo tiene la obligación de hacerlo y el primero el honor.

Ser galante no tiene nada que ver con segundas intenciones, no se obtiene nada a cambio de la galantería, al contrario cuando la intención es interesada se acaban dando cuenta.

Qué entendemos por galantería y desde cuando se utiliza este termino.

Cuentan que la galantería nació en Francia aunque como en algunos casos pasa hoy en día, fue mal utilizada por los libertinos para conseguir sus conquistas.

Los gestos de un galán no varían, son tradiciones que pasan de padres a hijos, como la educación, aunque lo que ha hecho que varíe es la manera que tiene esta sociedad actual a la hora de querer equiparar en todas las circunstancias de la vida ambos sexos. Muchas mujeres se sienten ofendidas por equivocadas ideas sobre el feminismo.

Resultado de imagen de galantería

El galán con éxito es aquel que realiza esos pequeños gestos de manera totalmente voluntaria y natural, lo hace así porque lo lleva haciendo toda su vida y no le cuesta nada,  al contrario cuando es forzado o por obligación, pierde todo el sentido y el encanto.

Los movimientos son naturales, no es cuestión de hacer sentir a la mujer como si llevará un guardaespaldas sino un caballero a su lado, la seguridad es tu mejor herramienta.

No es galante quien pregunta, sino quien actúa. No se pregunta si quieres que te ponga el abrigo, directamente lo coges y se lo pones, no le preguntas si quiere más agua o vino, se lo sirves directamente, sin necesidad de anunciarlo.

Es una confusión pensar que sólo los hombres pueden ser galantes, la mujer tiene también parte en este juego de educación y atención para dos: colaborar y aceptarlo, como bien sabe querido lector, a nadie le amarga un dulce.

Si algo no es bien recibido, hay que tener la delicadeza de hacerle entender que, por ejemplo, no hace falta abrir la puerta del coche pero con un sincero y discreto agradecimiento y una gran sonrisa.

Algunos de los gestos galantes que siguen prevaleciendo

Todos tenemos en mente los típicos gestos galantes. Si haces todo lo que voy a contarte a continuación, tienes muchas posibilidades a ser el galante del año.

Cuando te encuentres en un sitio público siempre pasa tú primero y mantén la puerta abierta hasta que pase tú acompañante. En caso de que la puerta abra en sentido contrario, la abres y esperas mientras la sostienes a que entre. Al contrario de cuando entras en tu casa o a cualquier habitación cerrada, abres la puerta desde fuera e invitas a tú acompañante a entrar primero.

Cuando esperas por la mesa en un restaurante y te sirven una copa de bienvenida, debes coger el abrigo y el bolso de la señora y dejarle las manos libres para que pueda coger su copa. Se puede manejar todo con mucho estilo.

Resultado de imagen de galantería

Todo aquel bulto que pese lo tienes que llevar tú, independientemente que sea de tu madre, de tu hermana, de tu abuelo o de tu vecina. Bien es cierto que algunas mujeres se “rebotan” porque quieren demostrar que ellas pueden, eso lo damos por hecho, pero qué prefieres ser tú quien porte el bulto.

En el siglo XXI si no es para ser recibidos por los reyes, no hay ni reverencias ni genuflexiones, pero si quieres saludar a una persona mayor, una manera “distinta” de hacerlo, es marcando la intención del beso en la parte superior de la mano.

Si tienes más curiosidad sobre los besos, te invito a leer mi post titulado “un beso no es sólo un beso”

Con respecto al coche, es un detalle abrirle la puerta para que pueda entrar o salir y cerrarla cuando ya está acomodado.

otro gesto, aparentemente pequeño, al que muchos ni siquiera prestarán atención. Sin embargo, es obvio que eligiendo la parte exterior de la acera, el hombre, de esta manera, tiene la intención de proteger a su acompañante de situaciones imprevistas en la calzada y de posibles efectos graves que pueden ocurrir. ¡Verdaderamente, este es un gran gesto de caballerosidad!

La actitud de alabar lo bueno y guardarse lo malo es algo que no debería verse reflejado aquí, pero que por desgracia hay que nombrar. Corre mucho cotilleo suelto, críticas destructivas, meteduras de pata… La televisión y sus programas basura están haciendo mucho daño a nuestra sociedad.

Las escaleras son uno de los dilemas que mas me preguntan, quien pasa primero y quien pasa después, quien sube y quien baja… En caso que sea subiendo, pasa primero la mujer puesto que si tropezara, el hombre podría sostenerla desde atrás. En caso de ser bajando, pasa primero el hombre. Es una simple y antigua costumbre de protección por si cae.

Conozco muchas mujeres que adoran tener a un hombre galante a su lado, también las conozco que no lo aprecian, pero es cuestión de gustos como la moda. Yo opto por ser servicial y ayudar en todo lo que pueda y si es a través de la galantería, mucho mejor

Anuncios

Sushi, sashimi, makis, niguiris y tantas otras cosas buenas de Japón.

454x304_19-April_Sushi

De entre las tradiciones culinarias que vienen de oriente, la más extendida en este siglo es la del sushi. Su significado nada tiene que ver con uno de sus ingredientes (el pescado). Al contrario de lo que muchos piensan, la unión del clásico arroz avinagrado es la que da nombre a este manjar que luego aderezamos con: pescados, mariscos, carnes y verduras.

Los orígenes están en la antigua china que lo exportó a Japón durante su expansión que culminó en el año 794 con la fundación de la ciudad de Heian-kyo (Kioto). Aunque hay textos que lo nombran en torno al año 718.

Tendrían que pasar más de 800 años para que se cambiara su receta en la que el proceso de elaboración, el arroz pasó de ser cocido al vapor por hervido y se le añadió un ingrediente que cambio su sabor. El vinagre de arroz, el cual redujo considerablemente el tiempo de fermentación.

Su receta no puede ser más simple: una base de arroz cocido aderezado con vinagre de arroz, azúcar y sal. Fuera de Japón el término sushi designa sólo a las variedades más habituales, como el makizushi o el nigirizushi, vamos, los makis y los nigiris y curiosamente se suele hacer extensivo al sashimi, un plato a base de pescado crudo pero sin arroz.

Food___Seafood_Japanese_sushi_037097_

Lo que nosotros consideramos sushi tradicional, se come con la mano, aunque se suele servir con palillos. El motivo de ¿por qué es aconsejable evitar la utilización de utensilios metálicos como son los cubiertos europeos? Es debido a la alteración que produce el metal en su sabor, estamos tan acostumbrados a comer con cubiertos, que asumimos la distorsión que el metal produce en el sabor de nuestros alimentos. Pero en Japón, la sopa se come en un cuenco con una cuchara de cerámica o porcelana, es una tradición lógica.

Independientemente de la utilización de palillos o no, la pieza debe tomarse entera. Aunque sea grande, el motivo es la disparidad de sabores que producen los múltiples ingredientes que forman una pieza, por lo que para disfrutarla, hay que engullirla entera. Si el restaurante es bueno o de categoría, ya procurarán ellos que no sean excesivamente grandes.

A excepción del arroz, la pieza debe ser sumergida en un cuenco de soja individual que se ha dispuesto en la mesa, para nuestro uso.

El wasabi es uno de los condimentos más utilizados por los japoneses, proviene de una raíz (prima lejana del berro). De color verde intenso y con un sabor muy picante, es algo característico de Japón, lo que solemos encontrar por fuera es sucedáneo, pero nos acerca mucho al verdadero sabor de esa raíz.

En caso de desear más wasabi se debe pedir al metre o al chef del restaurante que nos prepare el sushi con wasabi adicional, ya que son las piezas las que lo llevan entre sus ingredientes, lo que les da un sabor más picante. En caso de no poder ser así, se acepta mezclar el wasabi con la salsa de soja.

El jengibre es una de las plantas más populares de la medicina tradicional china, que también lo utiliza como especia para disimular otros aromas y sabores más fuertes. En nuestro caso lo utilizaremos entre plato y plato para perder el sabor de la comida anterior y así poder disfrutar la degustación del siguiente plato, con total neutralidad.

En caso de querer apoyar los palillos durante la comida, se debe hacer sobre el hashioki que es un reposadero que puede ser de muchos materiales diferentes.

hashi

Hasioki

Al utilizar los instrumentos de comer (palillos) estos deben cogerse por el extremo alejado, esto se hace para  mantener el equilibrio cuando cojamos la comida. Está prohibido intentar cortar o manipular la comida con los palillos, como si dispusiéramos de un tenedor y un cuchillo.

Algunas características que yo destacaría y que usted estimado lector debe tener en cuenta a la hora de comer sushi y sus variantes deben ser:

  • Puede coger la pieza de sushi con los palillos o con los dedos, ambos modos son correctos.
  • Al colocar la pieza en la boca, el lado del pescado, mojado con la salsa de soja, debe estar hacia abajo, en contacto con la lengua.

A la hora de coger sushi de un plato que compartimos con el resto de comensales de nuestra mesa, es mejor usar la parte trasera de los palillos la cual no nos hemos metido en la boca.

Hay diferentes tipos de palillos en la cultura asiática dependiendo del país del que procedan, tendrán una serie de características que los distinguen, por ejemplo, los palillos en china, son mas puntiagudos puestos que con estos en algunos casos, se puede pinchar la comida, en el caso de los de Japón, son más gruesos ya que sólo son para coger la comida y trasladarla a la boca, no para pinchar.

En Japón existen diferentes tipos de palillos según lo que vayamos a comer, o mejor dicho, las diferencias están en las puntas. Por ejemplo, los que tienen la punta cuadrada, son ideales para comidas que pueden resbalar o también para pastas. (udon o ramen).

Hace años, se puso de moda llevar cada uno sus propios palillos (my hashi) esto, ayudaba a proteger el medio ambiente además de mostrar tu personalidad porque podías elegir tu modelo favorito o incluso personalizarlos.

Hay gran cantidad de japoneses que muestran aprecio si un extranjero está habido en el manejo de los palillos.

En cuanto a la etiqueta del uso de los palillos japoneses, tengo que resaltar algunas cosas:

  • Los palillos deben cogerse por el extremo más alejado de la parte que toca la boca.
  • Es de muy mala educación pasarse comida de unos palillos a otros, porque tiene serias connotaciones con ritos mortuorios. Incluso, está muy mal visto, pasar la comida a un plato ajeno con nuestros palillos.
  • También está mal visto clavar los palillos en el bol del arroz, recuerda a las ofrendas que se hacen en los rituales mortuorios.
  • Los palillos han de colocarse juntos (paralelos) y no cruzados colocando la zona que nos metemos en la boca (la más fina) sobre el reposa palillos.
  • Los palillos deben apuntar a su izquierda si es diestro o a su derecha si es zurdo, lo que hay que evitar es siempre apuntar al comensal que se encuentra frente a usted.
  • En caso de no haber hashioki se pueden colocar los palillos sobre el plato o se puede improvisar un reposapalillos doblando la funda de papel que forra los palillos desechables.
  • Procuremos no “relamer” los palillos al finalizar la comida, no viene a cuento.
  • No debe divertirse con los palillos, están hechos para comer y esa es su única función. Cuando no los utilice ya sabe donde debe dejarlos.
  • No se raspan los palillos cuando son desechables y tienen alguna astilla, se piden otros al camarero o anfitrión.

Normalmente la comida sale en pedazos suficientemente pequeños para que puedas meterlos en la boca de un bocado, pero en caso de que haya un pedazo mayor y no dispongamos de un cuchillo y tenedor para partirlo a “nuestra manera” no utilizaremos unos palillos con ese cometido como antes indiqué, lo pellizcaremos con los palillos hasta que consigamos dividir esa porción y por tanto hacerla más pequeña.

A lo largo de la comida, le seguirán ofreciendo diferentes platos, para indicar que ya no quieres mas, la manera correcta, es dar la vuelta al vaso, aunque otra manera para indicar que ya ha terminado, es dejar los palillos sobre el cuenco en el que tiene la salsa de soja.

Al comenzar la comida, se suele utilizar la sopa de miso, el té verde o el sake. La primera es un caldo kelp y tofu que puede servirse al comienzo o al finalizar la comida, mientras el té verde es una infusión suave y refrescante.

En Japón se sirve el saque frío, tibio o caliente, dependiendo la calidad del mismo y la estación del año. Generalmente el sake caliente se toma en invierno y el frío en verano.

Para acompañar la comida si preferimos, podemos elegir cerveza. Nombres como Asahi, Kirin o Sapporo no tienen nada que envidiar a las cervezas centro europeas, no olvidemos que la cerveza fue introducida en Japón por los marineros holandeses y los “japos”, cuando se ponen a perfeccionar algo, lo bordan.

Algunas cosas que no deben hacerse en un restaurante japonés:

  • Se come de la parte más cercana al cuerpo, a la más lejana y si es de un cuenco, de la parte superior a la inferior, nada de remover los recipientes para elegir lo que comemos.
  • Morder una pieza de sushi y dejar la otra mitad para otra persona en el plato.
  • Colocar una pieza de jengibre sobre el sushi ya que se altera el sabor que nos quiere dar el cocinero.
  • Mojar el arroz del sushi en la salsa de soja, debemos hacerlo por el lado del pescado.
  • Diluir wasabi en la salsa de soja, aunque ahora empieza a estar más permitido.
  • Pagar directamente al chef, pues es tradición  que este nunca debe tocar el dinero.

Espero que estos consejos le hagan sentirse más seguro y le sirvan para mejorar su próxima invitación a comida Japonesa.

Kanpai (salud)

La falta de educación puede producir un problema diplomático

¿Puede una burla en twitter entorpecer las relaciones bilaterales entre dos países?  Probablemente no. Pensar lo contrario sería subestimar la diplomacia china, bastante más seria que la nuestra. Pero, ¿era realmente necesario mostrar tanta insensatez?

Recientemente la Presidenta de Argentina, Doña Cristina Fernández de Kirchner, viajó a la República Popular China en visita oficial, viaje amparado en un contexto económico con intención de atraer capital del país asiático hacia la debilitada economía argentina, hoy en día en recesión.

Durante las reuniones oficiales de la Presidenta con un nutrido grupo de empresarios chinos, la cuenta oficial de esta, publicó un mensaje en el que remplazó en todas las palabras la letra “R” por la letra “L”. Lo que descubrió el tono de burla con la que se toma este tipo de visitas y lo que es más importante, el respeto que le generan sus anfitriones. Es una pena que la Presidenta o sus asesores, no hayan estado al tanto de que los chinos toman como una falta de respeto y ofensa muy peyorativa la burla de su pronunciación.

Cristina_Fernandez_de_Kirchner-Argentina-China-insulto-Twitter-tuit-diplomacia_LNCIMA20150205_0061_27

Esta polémica me da pie a darle ciertas pautas importantes a la hora de saber comportarse durante una comida en su visita al país del sol naciente con motivo de negocios.

Seguro que sabe que Confucio fue un filósofo o pensador, que dejó una gran huella en la sociedad china y que ha llegado hasta nuestros días. A partir de la dinastía Han, diversos emperadores se inspiraron en su obra para organizar la sociedad china. Autor de frases tan apropiadas para post como el que hoy lee: “Dónde hay educación, no hay distinción de clases”.

Este libre pensador, dejó mucha huella en países como China, Corea y Japón por lo que para estos países, el respeto y la educación son pilares fundamentales en la arquitectura de sus sociedades. Puedo asegurarle que habiendo trabajado con ellos, me atrevo a decir: que son muy exigentes, muy suyos, pero sobre todo muy educados.

En la cultura confuciana, una persona, no puede dirigirse hacia personas de mayor edad o a una autoridad de igual forma que lo haría hacia un semejante en edad o cultura, ¿no sé por que? pero esta frase anterior, me recuerda porque mi padre trataba a su padre (mi abuelo) de usted, aun siendo la persona que más quería en el mundo.

En la mayoría de los casos, todo se decide en torno a una mesa en la que se sella el negocio, algo que muchos copian en España, pero con un significado muy diferente. Ellos lo hacen tras muchos brindis de “baijiu” (aguardiente nacional). Para ellos el beber supone un cierto grado de cercanía, la regla no escrita dice que la cantidad que bebes, refleja la cercanía que sientes hacia esa persona. Quien no entiende la cultura de la mesa, difícilmente hará ningún negocio en ese país.

Intentar incluir en un post todas las tradiciones y los pasos a seguir para saber hacer negocios en china me serían imposible, por eso estoy haciendo un pequeño repaso a una de las partes importantes para ellos que acompaña gran parte de la negociación, como ya posiblemente haya descubierto que es la comida y sobre todo la bebida.

Hay muy pocas disculpas que puede aceptar un negociador a la hora de emprender la recta final de una negociación y sentarse en torno a una mesa, porque una vez que lo hace, ya está en “territorio enemigo” y un fallo puede llevarnos a no conseguir nuestro objetivo (cerrar el trato).

Comentar que no puedes beber mucho por salud, amortigua en mucho la opinión del empresario ya que entiende que eres un gran hombre de negocios porque has tenido que beber mucho otras veces por conseguir otros negocios, pero te sirve de justificación para no ser “tumbado” en un “duelo” por un profesional de los negocios y la bebida chino.

En caso de ser una mujer, sentirse indispuesta, te puede ayudar mucho, no tienes que dar explicaciones, a ustedes se les perdona mas que a los hombres.

Por lo que puede deducir de mis palabras, el alcohol es fundamental en las comidas y las cenas de empresa, aunque debido a los desmanes, el gobierno chino lo ha prohibido en los encuentros oficiales.

Detalles como que el anfitrión siempre se sienta frente a la puerta o entrada de la sala en la que se come, que este sentará a su derecha a su invitado de honor, en este caso el empresario con el que quiere hacer negocios, o que al brindar, debe saber que al brindar, nunca su copa nunca debe superar la del empresario con el que pretende hacer negocios como muestra de respeto hacia él, son detalles importantes a la hora de tener en cuenta.

Los asiáticos llevan incluido en su ADN el respeto, y para ellos es inconcebible que uno se comporte fuera de estas normas, debido a que son sumamente inflexibles. Estos cumplen protocolos estrictos de comportamiento y educación, entre los cuales se reflejan los saludos, las atenciones, los gestos físicos, las genuflexiones…

Por detalles como los anteriormente señalados, me planteo la importancia que debe tener la educación en las relaciones empresariales y lo que son más importantes en las diplomáticas, además de la formación que debe tener un representante popular para no dejar mal a quienes representa.

Ahora yo le pregunto a la señora Presidente de Argentina: ¿era realmente necesario, mostrar tanta insensatez?

Empecemos con elegancia

(este ha sido el artículo que he escrito para la primera edición del nuevo periódico Tenerife Sur de reciente creación. La comparto con ustedes)

el periódico

Me siento muy afortunado de la oportunidad que me da este nuevo periódico al permitirme llegar hasta usted a través de sus páginas, y trasladarle mis opiniones, así como inquietudes personales.

Espero que este sea un espacio de comunicación así como de convivencia, en el que pretendo darles mi visión sobre la profesión que desarrollo, a la vez que hacer unos guiños a algunos antojos de la vida.

Decía el escritor Británico Oscar Wilde, que la única manera que tiene el ser humano de adquirir una elegancia perfecta, sería teniendo una educación perfecta. A lo que yo añadiría, que sería esa educación perfecta, la mejor aliada que tiene un caballero o una dama.

Sin duda, el elegante dramaturgo estará de acuerdo conmigo en que vestir de una manera cuidada es una muestra de educación, no sólo con nosotros sino también con los demás.

 Las normas mas importantes sobre vestimenta, no hablan de hacerlo de una manera u otra. Esto es porque la verdadera elegancia, no la marcan unas pautas, al contrario, es una virtud que escasea a nuestro alrededor.

 Si me preguntara como llega hasta nuestros días, yo pienso que es un código de normas no escritas que se transmite de padres a hijos, normas que se aprenden en casa y que se interiorizan desde la mas tierna infancia. Normas que por mas que nos empeñemos en buscarlas, jamás encontraremos en libros de moda.

 La elegancia es una actitud, un comportamiento concreto frente a una situación determinada, es algo natural, que llevamos toda la vida repitiendo hasta tal punto que ya nos sale sin necesidad de esfuerzo, es una manera de afrontar el día a día.

Decía un gran profesor que tengo (José Arturo Navarro de Riaño) que la elegancia tiene nombre de rio francés. Sena cuyas sílabas nos enseñan el camino. “Se” de Sencillez y “Na” de naturalidad. Lo que sumado da la elegancia.

Un ejemplo de lo que intento transmitirle estimado lector lo vivo a diario en las diferentes invitaciones que emito desde mi trabajo, en las que hay un apartado denominado etiqueta, a través del cual se informa a los invitados el tipo de indumentaria apropiada para asistir. Con ello intento evitar que los invitados desentonen con la formalidad del acto. Pero no siempre fue así.

Es muy triste pensar que ser moderno es hacer las cosas diferentes a como las hacían nuestros padres o abuelos, aunque ello pueda significar hacerlo peor. Evolucionar no significa romper con todo, significa mirar al futuro con la buena base creada en el pasado.

No se engañe, vestir como pretenden que lo hagamos las grandes firmas de moda no es más elegante que como lo hacían nuestros mayores, ya que ellos lo hacían con más estilo y tradición.

Existen tres términos que pueden parecerles sinónimos, pero que ni mucho menos tienen nada que ver uno con los otros. Elegancia, clase y estilo. La clase es distinción, la elegancia equilibrio y el estilo es personalidad. Todas ellas tienen su característica especial que la hace diferente al resto. La primera (elegancia) viene desde la cuna, la segunda (clase) no se aprende y la tercera sólo la tienen unos pocos.

Al final, todo esto sólo se trata de que seamos nosotros y no que intentemos parecer lo que no somos.

Los valores se transmiten en casa y se desarrollan en la calle

No se por que no me sorprende el mal estar que muchos padres sienten por la mala educación que demuestran sus hijos en público, queriendo culpar de ello a la sociedad o a la formación recibida en sus colegios, sin darse cuenta que es la sociedad quien debería reprocharles a ellos, el no tener la paciencia para educarlos.

La educación se aprende en casa, el respeto se enseña en casa, el saber estar se  practica en casa, todo lo demás se ‘desaprende’ en la calle.

Costumbres tan sanas como sentarse alrededor de una mesa a comer en familia se está perdiendo y esta acción tan sencilla tenía muchas connotaciones para la educación de nuestros hijos, en este tipo de encuentros no sólo se comía, se transmitian valores.

En los tiempos actuales es difícil mantener las costumbres que nuestros padres nos enseñaron, en la que compartíamos comidas y cenas en familia, hoy con el trajín laboral diario es muy difícil hacerlo. Pero esto no significa que cualquier oportunidad que tengamos de hacerlo, no la aprovechemos, sobre todo tras leer este post en el que intento demostrarle la importancia que las mismas tienen para la educación de sus hijos.

Aunque sólo lo podamos hacer los fines de semana, lo importante es que ellos sientan la importancia que damos a este tipo de encuentros para que reciban el mensaje que queremos transmitirles.

1333213560_795495_1333220372_sumario_normal

Comer con la familia o comer en familia es algo más que comer; es compartir, observar, aprender, enseñar, escuchar,… debemos desterrar la posesión del mando de la tele, los teléfonos móviles, las maquinitas de videojuegos, las tabletas… La mesa es un lugar importantísimo para el encuentro familiar, cuando uno está comiendo con otra gente se generan una corriente de conversaciones que pueden dar lugar a complicidad, a la apertura del corazón y del espíritu, más si es en familia, este tipo de encuentros resultan apropiados para la enseñanza de buenos modales, hábitos que serán fundamentales para su desarrollo.

No debemos olvidarnos que los verdaderos maestros en ese tipo de encuentros alrededor de una mesa somos los padres, ellos aprenderán todo lo que nos vean hacer, ellos copiarán y luego repetirán. Las principales normas que hay que aprender al sentarse a la mesa, no son muchas, pero si son básicas. Aunque posteriormente tendremos no sólo que perfeccionarlas sino que ampliarlas. Nunca nos debemos de cansar de aprender.

Debemos hacerles ver, que no aprendiendo normas de urbanidad pueden tener como castigo el que se les cierren muchas puertas, el que sus propios amigos no quieran invitarles a sus casas, porque sus padres, esperan un comportamiento correcto en su hogar, la educación abre mas puertas de las que cierra, aunque es cierto que hoy en día los mal educados intentan denigrar a sus contrarios etiquetándolos de frikis.

En la mesa, la interacción es fundamental, no sólo debemos intentar ser nosotros los directores de la conversación, debemos darles rienda suelta para que ellos también conversen con el mismo interés que nosotros lo hacemos, no sólo nuestra curiosidad es importante, dándoles la oportunidad de hablar hacemos que la suya también lo sea.

Existe un ritual en todo esto, que se divide en responsabilidades: la responsabilidad de hacer la comida, la responsabilidad de poner la mesa, la de servirla, la de recogerla y la de lavar la loza al terminar, en conjunto es un trabajo que bien hecho puede significar un acercamiento entre todos, de esta manera enseñaríamos a nuestros hijos que cualquiera puede hacer cualquier cosa.

Todo lo anterior aderezado con una correcta mesa, música para poder “apaciguar a las fieras” y un menú rico, harán de ese encuentro un día diferente, porque todos los días son diferentes, no esperemos a tener invitados para ello.

Pedir las cosas por favor, esperar su turno de palabra, dar las gracias, no interrumpir… son cosas que también se aprenden en estas situaciones, pero hay otras igual de importantes que debemos ‘recalcar’:

  • Sentarnos correctamente con una posición recta y próxima a la mesa, los antebrazos siempre sobre la mesa y los codos nunca sobre ella.
  • No sentarse hasta que no lo haya hecho el anfitrión o los de mayor edad.
  • Colocarnos la servilleta sobre las piernas en cuanto nos sentamos.
  • Una vez que se toca el cubierto que corresponde al plato que vamos a comer, este no vuelve a tener contacto con el mantel.
  • El correcto uso de cada cubierto, y la forma de cogerlo son fundamentales y es algo que servirá para toda la vida.
  • Cuando se va a beber y tras hacelo, uno debe de limpiarse con la servilleta los labios, de esa manera evitaremos dejar marcas en el cristal.
  • Cuando terminamos un consomé o una sopa, la cuchara descansará sobre el plato, no dentro de la taza.
  • Cuando terminamos de comer un plato según nos haya parecido, dispondremos los cubiertos de la manera apropiada.
  • Cuando va a ausentase un momento, la servilleta se quedará en la silla mientras que cuando se finaliza la comida se dejará sobre la mesa.

Estas son algunas (muy pocas) de las normas básicas que debemos tener siempre en cuenta para comer en cualquier sitio, a estas habría que añadirles otras mas exigentes para comidas menos desenfadadas, sobre las que prometo escribir en el futuro.

Como apoyo a lo anterior, le indicaré, que en países como Estados Unidos o Inglaterra y aquí en España ya se está aplicando (aunque muy poco), siempre después de la última entrevista de un trabajo de directivo, se llevan a los candidatos por separado a comer y analizan sus reacciones, en la mayor parte de los casos quien está mas preparado no siempre es el elegido, porque la imagen de la empresa no sólo se muestra detrás de un despacho, también en cualquier ámbito de la vida, incluso en una comida.

Aproveche este mes de agosto, si tiene la suerte de estar de vacaciones, para sentarse con sus hijos y enseñarle modales, si tiene dudas, pregunte somos muchos los profesionales que estaremos encantados en ayudarle, porque el mejor legado que les puede dejar, son las buenas costumbres, estás no habrá crisis que las destierre.