El Chaqué (también llamado chaquet)

Estos días me ha llegado la invitación de la boda de un amigo y compañero de mi época de jugador de baloncesto, mi sorpresa ha sido que quiere realzar su boda y pide a los invitados que portemos chaqué, me alegra que aún quede gente con clase.

No he asistido a muchas bodas de chaqué, aunque esto no quiere decir que no me guste, al contrario quiere decir que en Canarias la gente no tiene especial interés por casarse de ceremonia.

El chaqué también conocido como chaquet es un atuendo que se utiliza para bodas que se celebren de día, independientemente de cuando acabe el banquete, el acto formal es la ceremonia, no la celebración, por lo que en la invitación dejará indicado de manera muy explícita la hora de la misma y si esta, es posterior a las 6 de la tarde o bien que haya caído el sol, quizás debemos considerar que no es el mejor atuendo para este evento.

Su historia como el del resto de la ropa, es muy peculiar. Proveniente de las antiguas casacas inglesas, se utilizó para ir a cazar de ahí el corte en la parte trasera, para que cada una de las ‘alas´ de la levita, cayera por los laterales de la grupa del caballo.

chaqué de cacería

En principio, el color era rojo y se utilizaba tanto durante el día como la noche. Podríamos decir que es el atuendo moderno del hombre occidental con más antigüedad y que menos cambios ha tenido.

El chaqué es también conocido en Inglaterra como morning coat, es una prenda muy formal, para utilizar durante el día y que en un principio fue creada para recepciones, entierros,  coronaciones, proclamaciones y demás actos de “alto copete”, aunque en la actualidad se utiliza para bodas y como pudimos observar lo utilizaron también para la proclamación, las más altas instituciones del estado, (aunque alguno no pareciera saber llevarlo).

Siempre debemos preocuparnos que la novia sea la principal protagonista y la más guapa de su boda, pero ¿Qué pasa con nosotros?, ¿los hombres no podemos ir elegantes también? Debe tener en cuenta que ella merece ser acompañada ese día y el resto de los mismos por un caballero y si me lo permite, a través de este post, le voy a ayudar (en caso de que no lo sea), a “disfrazarse” aunque sólo sea, para ese día tan especial.

La levita es denominada ‘cutaway’ por el corte posterior que divide los dos faldones conformando su característica más reconocible y así prolongando su parte trasera hasta la altura de la rodilla, el corte es muy similar al de una americana, pero solo lleva un botón, que se sitúa a la altura del ombligo, aunque no siempre fue así.

morning_suit_front-300x300

Antiguamente dos botones puestos en cada uno de las solapas de la levita, se juntaban para ajustarla con una especie de gemelo conocido como link front.

En cuanto a los colores, el negro y el gris son las opciones más acertadas, aunque si opta por la segunda, debe tener en cuenta que no vale cualquier gris, el mid gray es el “color extremo” que se autoriza a llevar, puesto que la tendencia siempre es más oscura. Mi recomendación es el gris marengo también conocido como gris oxford puesto que su reflejo es mucho más brillante que el negro y es más agradecido con la elegancia masculina.

chaque gris y otro negro

Debe recordar a su sastre (el mío ya lo sabe), que las mangas de la levita, sin ser demasiado cortas, deben dejar asomar un centímetro el puño doble de la camisa.

En el caso de la levita, los bolsillos serán internos, a excepción del superior que podrá portar algún pañuelo (pocket squares) a juego con la corbata y que da un aire moderno a esta vestimenta. Esta prenda admite condecoración, aunque sólo una en el ojal. En caso de no ser un distinguido caballero y no tener alguna, podríamos sustituirla con una flor que nos acompañe tras la ceremonia.

EL-CHA~1

Hace unos días pude ver una foto de la boda de un famoso torero, y de un jugador de baloncesto que se casaban de chaqué y ninguno de estos era de los colores antes recomendados, le recuerdo que este post es para los auténticos puritanos de las tradiciones, en el no ocupan lugar distinguidos diseñadores que creen que por cambiar el color de las tradiciones tienen cabida en mi particular “salón de la fama”, al contrario, han pasado a formar parte de mi “lista de enemigos del buen vestir y de las tradiciones”.

Los pantalones serán clásicos, con bolsillos a ambos lados y un tercero en la parte posterior, de cremallera o de botones (ahí lo dejo a su elección) y a ser posible de tirantes de lazada (nunca de pinza), puesto que la vestimenta de etiqueta, adquiere un valor supremo cuando son ajustados por los tradicionales tirantes. El color clásico de este tipo de pantalones es raya negra y gris. En caso de tener pinza, se ruega utilizar la inglesa que abre de diferente forma que la nuestra.

morning-trousers-striped-300x300

Si su opción es la mid grey, o lo que sería lo mismo un mismo color gris para la levita, para el chaleco y para el pantalón, no olvide que los tres, deben ser del mismo tipo de tela. Tenga en cuenta que fue creación del Duque de Windsor en su afán de innovar. Aunque está considerado algo informal, está ganando adeptos con el paso del tiempo, en la boda del ahora Rey Felipe VI, pudimos ver al príncipe Carlos de Inglaterra con uno. Este chaqué, permite una mayor variedad de colorido tanto en los pañuelos (pocket squares) y en las corbatas como antes ya indiqué.

prince-charles-in-mid-grey-morning-suit-at-royal-ascot-2012-132x300

El chaleco en este tipo de vestimenta es algo mas que un complemento, es una parte fundamental, no voy a discutir sobre el color del mismo puesto que para celebraciones es normal darle algo de luz a tanta solemnidad. Con algo de luz, me refiero a algo de colorido, no que deslumbremos a los invitados, las estridencias las guardamos para la moda, no para la elegancia.

Esta vestimenta es utilizada también para actos solemnes por lo que el chaleco en este tipo de actos debe ser en colores más coherentes con la invitación, el negro o el mismo color de la levita (con o sin vivo), suele ser el más habitual, aunque para las bodas, hay una gran variedad de cortes y colores, siempre teniendo el cruzado como el más elegante. En cuanto a los colores antes mencionados, los tonos pastel nos hacen dar luminosidad a nuestro traje: el azul, beig, gris claro…

principe_carlos_inglaterra_chaque_gris_boda_10_madrid

Debe tener en cuenta que aunque un caballero siempre debe llevar la chaqueta abotonada, cuando un traje es de tres piezas (pantalón, chaqueta y chaleco) hay una permisividad mayor a llevar la chaqueta abierta, aunque debemos saber en qué momento hacerlo.

La camisa ha sido la parte que mas ha cambiado en el chaqué, en un principio hasta mediados del siglo pasado las camisas iban adornadas con un pañuelo alrededor del cuello, a ese cuello se le denominaba “wing” (muy parecido al del smoking) también conocido como cuello mariposa, ópera o tuxedo, y al pañuelo se le llamaba ascot. Por supuesto que quedan totalmente descartado el cuello con botones de las camisas tipo sport.

formal-casual-ascot-300x139

El cuello se ha modernizado siendo sustituido por el popular “down colar”, al igual que el anterior, los puños deben ser blancos y dobles siempre cerrados por gemelos. El cuerpo de la camisa dependiendo del acto será o el blanco clásico mas recomendado o puede variar a colores crema muy claros como el azul y el amarillo estos dos últimos mantendrán el cuello blanco u opciones como rayas azules y blancas que siendo una elección aparentemente más extrema, no deja de ser viable.

rocic2a6c3bco-y-cote_104

La corbata también ha tenido su evolución en esta prenda, mientras que para camisas con cuello wing, se utiliza un pañuelo más que una corbata, con la llegada del cuello inglés o francés (los más utilizados actualmente), se pasó a corbatas tradicionales. No teniendo que ser de colores excesivamente serios, en ellas se podría introducir alguna nota de color siempre que no tire por tierra la formalidad del conjunto. Lisas, de motas o estampados geométricos, como cuadros príncipe de gales, pero nada de motivos figurativos. El tipo de nudo adecuado es el four in hand o el Windsor.

Los zapatos si quiere ser muy práctico, utilizará zapatos tipo Oxford en negro. No vale cualquier zapato, puesto que este es un traje de etiqueta y por ello debemos tener un zapato acorde al traje. En caso de querer ser muy purista, las botas tipo ‘balmoral’ son las elegidas, son las que utilizaban en su momento los jinetes tradicionalmente ligadas a este traje. Además, éstas las podemos luego vestir perfectamente con un traje normal (quedan fenomenal). El mismo modelo existe con la parte superior en otro material y con los botones forrados.

Balmoral-Boot-411x400

Como antes indiqué, los zapatos Oxford en negro son una gran opción. Hablar de ellos, es sinónimo de hablar de la elegancia hecha zapato para hombre. Tienen su origen en la Escocia e Irlanda del siglo XVIII pero su uso masivo durante el siglo XIX por parte de los estudiantes de la Universidad de Oxford hizo que adoptaran finalmente ese nombre.

Captoe-Oxford-with-Brogueing-along-the-Cap-Seam

Quizás con los calcetines debería intentar salirse del riguroso negro o gris habitual en caso de asistir a una celebración y buscar algún color que sea más alegre y que sobre todo mantenga la sobriedad del traje. El color plata, es una buena opción.

Comenzando por los complementes, el pañuelo es de uso obligatorio, normalmente se suelen llevar uno de ‘adorno’ en el bolsillo de la solapa además del que siempre debemos llevar en el bolsillo del pantalón. En el caso del primero, se mostrará con forma de ‘U’ invertida para que pueda darle algo de alegría a la levita, en caso de optar por uno bien doblado en ese mismo bolsillo, debemos procurar mantener la paralela entre la solapa del bolsillo y el pañuelo en el interior, no sobresaliendo mucho mas de ¼ del pañuelo.

PAUELO~1

En el caso de querer portar una flor en el ojal de la chaqueta, debemos ser creativos y no llevar una de esas ya fabricadas para ello, la naturalidad procede de la naturaleza y una bonita flor puede ‘aderezar’ nuestro traje, en caso de optar por una, a ser posible que sea blanca o color pastel. No debemos olvidar que el chaqué es un traje de ceremonia que admite sólo una condecoración, la de mayor prestigio que tenga su portador, por lo que el lugar ideal para lucirla es en este tipo de celebraciones.

No debemos olvidar que el chaqué es una prenda muy clásica y sus complementos deben estar a la altura de la misma, de nada nos vale portar con un chaqué clásico un reloj muy moderno y colorido o corbatas estrechas, tan de moda entre la juventud, o zapatos sin calcetines y pantalones ‘remangados’. No olvidemos que una cosa es la moda y otra muy diferente la elegancia.

El sombrero o top hat es una prenda que hay que saber lucir, si no estamos acostumbrados a llevarla, o si vamos a ser los únicos de la fiesta en lucirlo, quizás la mejor opción es no llevarla, aunque hay sitios en los que es obligatorio hacerlo. Existen principalmente tres tipos de sombreros para llevar: el bombín, el homburg y el que yo considero más elegante y apropiado para este traje que es el de compa o chistera.

chistera, bastón y guantes

Otros accesorios a tener en cuenta son los guantes grises, un buen bastón de madera, un pañuelo alrededor del cuello de hilo, de color blanco y liso, y un reloj de bolsillo de oro o plata con leontina.

reloj-de-bolsillo

Si me pidieras un consejo a la hora de tener un chaqué, te diría que ninguna otra prenda del armario de un caballero, ha sufrido menos modificaciones que esta, lo que hace de ella, una buena inversión como traje de ceremonia, ya sea para tu propia boda o para la de algún familiar, siendo útil para el resto de celebraciones que posiblemente tengas durante el resto de tu vida.

Mi recomendación es que si tiene pensado adquirir una, lo haga a través de un buen sastre, a él le podrá pedir que valore las características especiales que pueda tener su cuerpo y así dar flexibilidad a sus cambios corporales a lo largo de su vida. Por lo que siempre con un ligero retoque podra adaptarlo de la mejor manera a su cuerpo.

Si tiene dudas, visite a mi buen amigo el sastre Néstor Rodríguez que le asesorará encantado que es lo mejor que puede elegir para su próximo evento.

Anuncios

No confecciona moda, confecciona elegancia y distinción

Hace un tiempo, mi amigo Nestor Rodríguez considerado uno de los mejores sastres de Canarias, me pidió que le ayudará en su presentación para la VI edición de la pasarela de Tenerife, que de manera muy acertada organiza el Cabildo Insular de Tenerife a través de Tenerife Moda, una extraordinaria propuesta de Efrain Medina capitaneada por José E. Sánchez Giuseppe un palmero ciudadano del mundo.

Tuve la suerte de sentarme a hablar con Nestor un rato y sacar un montón de conclusiones sobre la vestimenta masculina.

Presentación Tenerife Moda Poncho Argetino en Principe de Gales

Nestor Rodríguez con uno de los modelos que porta un extraordinario poncho argentino en príncipe de gales.

Las modas se han impuesto hasta para vestir de traje, la globalización de la mediocridad en la forma de vestir, ha hecho que sea muy difícil encontrar caballeros elegantes, resulta muy complicado cruzarse por la calle con algún señor, que posea ese halo tan especial y difícil de definir que no deja indiferente a tu mirada.

Ser elegante, está al alcance de toda persona con un mínimo de sensibilidad y educación, si se deja guiar adecuadamente y sabe acudir a las fuentes adecuadas a la hora de hacerse con la mayor parte de las prendas de su fondo de armario. La combinación de prendas inesperadas, la seguridad y la forma de llevarlas; hacen que esa persona deje huella por donde pasa.

La principal característica que te encuentras al entrar en la sastrería de Néstor Rodríguez es su silencio, pese a estar en medio del Santa Cruz de siempre, junto a la calle mas comercial que siempre tuvo esta ciudad. Sus maniquís te muestran los resultados de un trabajo minucioso, chaquetas casi terminadas o abrigos a los que sólo les falta el detalle con que sus propietarios han decidido personalizar.

Lo normal, en cualquier sastrería, es ver infinidad de telas que muestran la opulencia de esta profesión, pero este sastre es diferente, cambia la desmesura por el minimalismo de tener los pliegues de tela ordenados en una cómoda que guarda los mas preciados ingredientes para la confección de un gran resultado.

Hoy le preguntaré por los trajes, algo que cualquier hombre debe tener en su fondo de armario y que quizás sea la pieza que mas confecciona en su taller.

¿Por qué un traje a medida (bespoke)?

La principal distinción que tiene ese, sobre un traje de confección también llamado ready to wear, es la hechura personalizada del bespoke, la personalización de la prenda y su ajuste al caballero sólo se puede lograr tomando las medidas acertadas, hacen falta más de 50 horas para hacer un buen traje.

Todos los amantes del buen vestir, deberían experimentar al menos en alguno de sus trajes lo que se siente vistiendo a medida. El caballero elegante, sabe que la marca es secundaria, es la hechura de la ropa la que se ajusta a él como sólo lo haría una segunda piel.

Aunque este no es el único motivo por el que un caballero se dirige a una sastrería a medida, el motivo principal es porque quiere adquirir una pieza muy cercana a una obra de arte, ya que detrás de un traje hay un enorme trabajo, ese caballero conoce el significado de la palabra elegancia porque ha crecido con él y tiene cierta inquietud por el arte, la belleza y las cosas bien hechas. Por eso le visita.

NUEVA_72

El caballero español, sufre de timidez al vestir, da la sensación de que le da vergüenza exponerse a los demás con un traje, un corte o un color diferente al de su entorno, parece que estamos predestinados a llevar ciertos colores: gris, azul o negro. Al contrario, en otros países como Italia o Reino Unido, el hombre presume de su traje; de su corte, de sus colores de su estilo.

Otra gran asignatura pendiente en el vestir del caballero es el traje cruzado, un hombre elegante debería tener alguno, no hay hombre al que una chaqueta cruzada le pueda perjudicar y si a este le sumamos un chaleco, tendremos un tres piezas muy valorado.

Coincide con Alan Flusser, en que las dos notas que definen el buen vestir del caballero, son la correcta elección de los colores y del corte que mejor se adapta a sus particularidades físicas.

Deberíamos ilusionar nuevamente a nuestros jóvenes para que vuelvan a tener estilo propio y dejar de ser esclavos de las marcas. Pese a ello, no dejan de sorprenderme aquellos que le dan gran importancia a la elegancia y al buen vestir.

La moda es algo pasajero, la elegancia es atemporal, por eso siempre los sastres intentan no hacer moda, aunque saben que esta puede ser su escaparate.