Mi próximo reto, convertirme en un espartano.

spartan_race_hdr

¿Qué fue del auténtico espíritu olímpico de los primeros juegos griegos en los que se premiaba al deportista que era capaz de superar a sus contrincantes en todas y cada una de las diferentes disciplinas de la pentathlón?

Para mí, ese es el espíritu de la Spartan Race. Miles de sueños se darán cita este fin de semana en Rivas (Madrid). Ha llegado el momento que tanto esperaba desde hace cinco meses, cuando me inscribí en la que denominan la carrera más dura que existe, conocida con el nombre de Spartan Race. Muchos me han tachado de loco, otros de irresponsable, también han citado a la mal llamada crisis de los 40 en la que la mayoría se escudan para no seguir teniendo esas sensaciones que nos acompañaban el siglo pasado.

Apoyos, lo que se dice recibir apoyos no he recibido, sólo de un pequeño grupo de compañeros con los que compartiré esta experiencia, pero en esta vida mi soledad me ha acompañado en mis mejores momentos y como no iba a ser de otra manera, ahora no me iba a abandonar.

Me preguntan ¿por qué sudar, sufrir, llorar…?, ¿por qué entreno cada día para esto? A veces (no siempre) las lágrimas son de alegría y siempre el sudor te enseña algo nuevo. Creo que no hay nada más motivante en la vida, que tener un reto y luchar por ello.

Cuando el lema de una carrera es: “Lo sabrás en la línea de meta” te invita a probar, porque el recuerdo de las cosas, te hace revivirlas y hay experiencias que no se pueden contar, sólo se pueden vivir.

Pero, ¿cómo empezó todo?

Después de perder más de 20 kilos, de entrenar durante 8 meses empezando desde abajo y sacrificar muchas cosas: trabajo, entreno, familia… Sólo faltan 2 días para viajar a Madrid, todas las anteriores son razones suficientes para pensar que voy a disputar la carrera de mi vida, pero no la última.

Tener un objetivo en mente te ayuda a superar todo tipo de problemas. No será la primera vez que vaya a Madrid, pero si será la primera vez que vuelva diferente.

Tengo claro una cosa, no voy a ganar ni a bajar tiempo. Esto es diferente, aquí hay que mirar a la gente, las historias que cargan sobre sus hombros, miraré los obstáculos, pero no miraré el reloj.

La pregunta que me hacen los escépticos es: ¿Qué tiene correr? Nadie que empiece a correr piensa que algún día hará una Spartan Race, pero en algunos casos ocurre, es una de las diversas paradas que te da el tren de la vida y tú decides si bajarte o no.

A día de hoy, no podemos hablar de que esta sea una carrera mítica, no es comparable a una maratón o a un Ironman, pero es un reto en todas sus dimensiones.

Quizás dentro de unos años estemos hablando de esta prueba como un cúmulo de historias y leyendas, generadora de experiencias y muy cruel con quienes no la terminan. Ahora sólo es una prueba muy dura que requiere esfuerzo físico y mental y que te mostrará hasta dónde eres capaz de llegar. Lo que yo he pensado en esta prueba, creo que ella me lo devolverá en alegrías. A la meta no llegaré superando a los demás sino superándome a mí mismo.

Anuncios

Evento Vs Actividad

Evento Vs Actividad

Hace unos días leí un artículo muy interesante de un reconocido periodista canario (Andrés Chaves) que hablaba de la diferencia que existe entre una ‘actividad’ y un ‘evento’ en el que para resumir, la temporalidad del mismo es el que marcaba la diferencia entre uno u otro.

Diferentes sinónimos que se pueden encontrar en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española de la palabra evento, son: acontecimiento, suceso, hecho, imprevisto, circunstancia.

El significado que da el diccionario en su segunda acepción, debería ser el correcto “eventualidad, hecho imprevisto o que puede acaecer”, aunque en su tercera acepción de imposición posterior, en países de Sudamérica lo que “suceso importante y programado de índole social, académica, artística o deportiva”.

Sin ahondar mucho en su significado no es difícil deducir desde la propia palabra ‘evento’ en el último significado del anterior párrafo, que es sinónima de festival, de ceremonia, torneo o convención viene en su matriz, de la lengua italiana del que traduciremos como “cualquier cosa que ocurre en un cierto lugar en un momento determinado, sin aclarar lo imprevisto, (Qualcosa che accade in un certo punto ad un certo momento)”.

Desde la prehistoria, las plazas estaban ubicadas en el centro, rodeadas por las chozas que conformaban las tribus, su función podría llamarse como el escenario de la vida comunitaria, que posteriormente se convirtieron en mercados funcionando siempre como patios urbanos o atrio de los edificios mas representativos de la ciudad, como el gobierno… Pero este no es el motivo de este post sino el de entender un poco mas los eventos.

El origen de los eventos como tales, se remonta a la ciudad fenicia de Tyre en el Mediterráneo (esto lo he podido saber a través de la lectura de algún documento bíblico de Ezequiel) pero fue en una ciudad de la antigua Grecia (Hélade) llamada Delfos donde se empezaron a celebrar las primeras ferias.

Estas se celebraban todos los años, surgiendo de un modo espontáneo producido por la necesidad de unir “la oferta” y “la demanda”, además de reforzar la necesidad de conectarse entre los propios individuos.

Pero lo anteriormente expuesto habla de un pasado muy lejano, en la era moderna el primer evento tal y como lo conocemos se dio a raíz de la Revolución Industrial, esta transformó el mapa político europeo en la segunda mitad del siglo XVII en Gran Bretaña.

Reino Unido necesitaba en ese momento mostrar al mundo para conquistar nuevos mercados su potencial económico, bajo ese paradigma organizó una feria que bajo el liderazgo del Príncipe Alberto, se coronó como el centro de Europa durante su celebración.

Bajo el nombre de “Expo del Cristal Palace”, en 1851, esta exposición universal simbolizaba la supremacía de Inglaterra como el país mas avanzado industrialmente y simbolizaba la mirada del ser humano hacia el progreso y la modernidad.

Expo de Cristal Palace

A partir de esta, se siguió con la de Nueva York etc. La historia nos da buena cuenta de importantes eventos que han dejado huella en muchos casos que son la base de nuestros trabajos actuales.

Referencias:

Real Academia de la Lengua Española.

Periodico el día (artículo de D. Andres Chaves).

Doctora Betina Anzilutti investigadora y organizadora de eventos.