A vueltas con la sentencia…

Quisiera trasladarle algunas de las reflexiones que he tenido sobre la cantidad de dudas que se han creado a partir de la sentencia del Tribunal Supremo que imposibilita poder utilizar cualquier bandera no oficial en un edificio púbico.

El pasado lunes 1 de junio, la Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que fija como doctrina (cito textualmente): “que no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente, y en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos, aun cuando las mismas no sustituyan, sino que concurran, con la bandera de España y las demás legal o estatutariamente instituidas”.

Le pongo en antecedentes: esta sentencia anula el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, de 30 de septiembre de 2016, en el que se aprobó; reconocer la bandera nacional de Canarias.

Para no llevarle a equivocación la bandera que seguramente usted conoce es la que tiene un escudo con corona real y dos perros barcinos sobre dos patas y que es oficial de nuestra comunidad desde 1982 por la ley Orgánica 10/1982 de 10 de agosto. No, no me refiero a esa, sino a la bandera de las siete estrellas verdes. y que un grupo político consideró como uno de los símbolos del pueblo canario acordando su enarbolamiento (izado) en un lugar destacado de la sede central del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife el 22 de octubre de 2016. 

El Supremo destaca que ello contravino el ordenamiento jurídico porque “no es la bandera oficial, por lo que no puede atribuírsele la representatividad del pueblo canario como defiende dicho grupo político en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife”.

A raíz de esta decisión del Tribunal Supremo, los responsables de protocolo, nos hemos hecho las mismas preguntas que seguramente se estará haciendo usted ahora: 

¿Qué pasa con otras banderas que representan a colectivos o grupos de población? ¿Qué pasa con banderas como la del día internacional del orgullo LGTBIQ, la del pueblo Gitano, el día de la hispanidad o la de los pueblos indígenas, la republicana o cualquier otra?

En general ¿Qué pasa con tantas y tantas banderas que representan a una comunidad o a un movimiento?

La conclusión a la que he llegado y que le traslado, es la siguiente: No se pueden incluir de manera ocasional (o no ocasional) banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos, aun cuando las mismas no sustituyan, sino que concurran, con la bandera de España y las demás legal o estatutariamente instituidas, Tampoco se puede como han insinuado, quitar todas las banderas y dejar la que queremos izada, puesto que no podemos quitar nunca la bandera de España de una institución. Porque como dice la ley 39/1981 de 28 de octubre que regula el uso de la bandera de España y de otras banderas y enseñas que en su artículo 3 dice: La bandera de España, deberá ondear en el exterior y ocupar un lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la administración central, institucional, autonómica, provincial o insular y municipal del Estado.

Para que (en mi caso) las administraciones locales, y en otros casos administraciones de índole insular, provincial o autonomica, puedan honrar a estos grupos de ciudadanos que reivindican un reconocimiento público, propongo una serie de soluciones que he encontrado para solventar dicha circunstancia.

En muchas de nuestras instituciones disponemos de balcones o ventanas, propongo hacer uso de los mismos, siempre previo consentimiento del pleno o de la junta de portavoces, y en ellos colgar una pancarta con algún tipo de frase o mensaje en el que se haga énfasis en el día que se celebra, pero no podemos ir mucho más allá. 

En otros casos (hablo de algunos ayuntamientos entre los que se encuentra el mío) iluminamos la fachada de los mismos del color de lo que queremos celebrar o conmemorar y cuando llega la noche dos focos iluminarán toda la fachada y la “pintarán” del color deseado. 

No dice nada de lectura de manifiestos, discursos o la realización de actos conmemorativos que den una mayor valor a este día, por lo que todo ese tipo de actos, están permitidos.

Esta terminantemente prohibido como he descrito anteriormente, colgar una bandera en un edificio institucional, pero no es ilegal ubicar un mástil con una bandera representativa en el salón en el que queremos desarrollar dicho acto siempre que no sea dentro de las casas consistoriales.

Le recuerdo que este post es un pensamiento personal que posiblemente no salde todas sus dudas, sólo espero que no le haya creado mas, habrá mas formas de decir las cosas, pero aquí tiene una humilde opinión que espero le haya servido de ayuda.

Otros ejemplos de banderas que solían ser izadas en mástiles institucionales de mi municipio, son las siguientes:

Bandera del Pueblo Saharaui
bandera de la discapacidad
Bandera de la Familia
bandera Gitana
Bandera Feminista

Un comentario en “A vueltas con la sentencia…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s