El Luto Oficial. Mi aportación al VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos.

Los pasados 15 y 16 de abril, tuve la oportunidad de compartir con un nutrido grupo de profesionales del protocolo el VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos. Un acontecimiento que tiene lugar una vez al año en una ciudad céntrica como Madrid en la que discutimos sobre materias de la profesión. Como siempre hay grandes propuestas, grandes aportaciones, pero lo mas importante de todo es la posibilidad de interactuar con nuestros compañeros de otras administraciones.

Pero lo importante de este tipo de encuentros, a parte de la convivencia con amigos y compañeros de profesión, son las conclusiones del mismo, se sacan muchas ideas de las experiencias compartidas, se aportan nuevas formas de afrontar trabajos parecidos y como siempre hay auténticos visionarios de la profesión que nos muestran el camino a los futuros cambios de la misma.

Me siento muy orgulloso de compartir mi tiempo con gente tan especial, de aprender cosas nuevas o de recordar cosas anteriores que ya no tenía en cuenta. Eso es lo que le pido a un congreso y lo que me dan los congresos, me ayudan a recordar,

a continuación le traslado estimado lector, mi ponencia sobre “El luto oficial”

Buenos días, soy José Alfredo Escobar Jefe de protocolo del Ayuntamiento de Arona, no me gusta tanto ese cargo (al que yo llamo carga) de ¨jefe” porque no soy jefe de nadie, cuando miro detrás de mi en un acto, no veo ningún regimiento, ni ningún pelón, ni tan siquiera un escuadrón que sólo lo forman 4 soldados para ayudarme a afrontar cada evento. Nada de eso, miro para detrás de mi y no hay nadie, tan sólo mi ilusión y yo.

Me ha tocado el “muerto” de venir a hablar del luto oficial en este congreso y voy a plasmar mi experiencia de mas de 18 años dirigiendo el departamento de protocolo en un Ayuntamiento tan importante como es el Ayuntamiento de Arona en los diferentes momentos trágicos que he vivido y como lo he resuelto para que sirva de ejemplo para mis compañeros en otras administraciones parecida a la mía.

Antes de nada, quiero decir que uno de los ejemplos donde más representamos el desorden de nuestra profesión es en la manifestación del luto. No henos sido capaces de ponernos de acuerdo a la hora de tomar decisiones, no somos capaces de presentar el resultado de nuestros propios estudios para poder reglar estas situaciones.

No debemos dejar que los demás hagan nuestro trabajo, demos un paso al frente y seamos responsables con nuestra profesión, seamos protagonistas de nuestro futuro.

Como ven, he venido vestido para la ocasión, he venido caracterizado de como se debe afrontar el luto en nuestra vestimenta.

El luto es la manera en que mostramos nuestro dolor y solidaridad por el fallecimiento de un próximo.

El estado a través de sus diferentes instituciones, ha adaptado el luto desde tiempos inmemorables para poder expresar en nombre de todos los ciudadanos, su pesar por la muerte de una personalidad de relevancia, o de uno o varios ciudadanos en circunstancias trágicas, conmovedoras o impacientes. Llámese accidentes, atentados, guerras…

No están reguladas las razones que han llevado a declarar un luto oficial; sea de la índole que sea: ya sea luto nacional, luto regional, luto insular o luto local. Esto ha generado situaciones muy dispares, en las que los profesionales de protocolo, no sabemos a ciencia cierta la forma correcta de proceder.

Las administraciones públicas tienen la potestad de elevar el luto a rango oficial; en el caso del Gobierno de la Nación, a través de un Real Decreto que tiene que ser aprobado en un consejo de ministros extraordinario y con posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En el caso de ser decretado dentro del ámbito de una Comunidad Autónoma, debería hacerlo el Presidente de la misma tras la celebración de un Consejo de Gobierno extraordinario, y ser publicado en el Boletín Oficial de la Provincia. Es el caso de la Comunidad Autónoma Canaria, en caso de ser otra, el procedimiento puede ser el mismo pero adaptando los nombres a las peculiaridades de cada una.

En Canarias, en el caso de las islas, será debido al decreto firmado por el presidente del Cabildo tras pleno extraordinario, que se denomina decreto insular.

En el caso de cualquier ayuntamiento, será el alcalde el que decrete el luto, no teniéndolo que hacer siempre tras un pleno extraordinario, puesto que al ser extraordinario y en los municipios de poca población normalmente los concejales de la oposición no tienen dedicación exclusiva, puede ser que por motivos de trabajo no puedan asistir.

Un decreto es una resolución o decisión que toma una persona o una órgano autorizado para ello.

unnamed (13)

 

En el decreto tiene que constar principalmente, los siguientes datos:

Duración del mismo:

  • La duración del luto decretado por una administración local está entre uno y tres días. No hay regulación al respecto como ya he repetido, debemos basarnos en nuestra experiencia o en caso de no tenerla, de la de compañeros de otras administraciones que hayan pasado por una experiencia parecida.

unnamed (12)

un ejemplo de como tratamos en nuestro ayuntamiento este tema podría ser el siguiente:

1 día de luto cuando fallecen 1, 2 o 3 personas

2 días de luto cuando fallecen entre 3 y 6 personas

3 días de luto cuando fallecen mas de 6 personas.

Independientemente de lo trágica que pueda ser la situación debemos tener la cabeza bien fría a la hora de recomendar a nuestra autoridad cuanto sería el tiempo prudente a declarar como luto oficial, aunque la última decisión siempre será tomada por él.

unnamed (11)

  • La suspensión de todos los actos organizados por la administración que decreta el luto, en este caso de todos los actos organizados por el Ayuntamiento independientemente cual fuera su organizador. No olvidando a concejalías, patronatos u organismos autónomos.

unnamed (9)

  • Las acciones particulares de expresión del luto tales como: repulsa, homenaje o condena.

unnamed (9)

 

  • El minuto de silencio esta considerado un gesto de respeto en homenaje a una persona fallecida recientemente como conmemoración de un acontecimiento trágico. Se considera una expresión de luto o condolencias realizada con un silencio, un rezo, una reflexión o meditación durante un tiempo determinado que también se puede sustituir por alguna música adecuada para la celebración.

unnamed (8)

  • Banderas: las banderas son la mayor exteriorización del luto, es de la manera mas evidente y efectiva que se ha decretado luto. El luto es piramidal, cuando España está de luto, el resto de banderas de comunidades autónomas, islas y municipios estará de luto.

unnamed (7)

Las banderas de interior se enlutan con elementos, al pender de mástiles mas cortos, no pueden ser puestas a media asta puesto que arrastrarían por el suelo. Es por ello porque para enlutarlas, hay que anudar un crespón, corbata o lazo a la moharra superior del mástil y así estaría de luto.

Como ya indiqué, aunque no lo parezca, un trozo de tela negra puede salvar muchas vidas, ya que en las redes sociales cada vez que se cuelga un luto mal expresado, muere un responsable de protocolo de la impresión (esto es una broma).

unnamed (6)

Las banderas de exterior, se enlutan poniéndolas a media asta, y no llevan nada pendiendo de la bandera ni del mástil. Colocar la bandera a media asta no significa que tenga que estar exactamente a mitad del mástil, sino que tiene que estar el equivalente al mismo ancho de la bandera debajo del lugar donde estaría en caso de no estar de luto. Se deja esa bandera imaginaria por encima cuyo nombre es: “la bandera invisible de la muerte”.

unnamed (5)

El libro de condolencias es un cuaderno o libro lleno de hojas en blanco cuya finalidad es la plasmar en el a través de la escritura nuestro pesar y dolor a través de sentidos mensajes dirigidos a la familia del o de los fallecidos.

Suele ser normal encontrarnos este libro en la entrada de la sala donde se va a celebrar el velatorio, funeral o misa según sea el sitio en el que se celebre la relación o entierro de el o los fallecidos.

Al igual que pasa con los libros de firma institucionales, es bueno dejar la primera página del libro y poner en la segunda con buena caligrafía el nombre, la fecha de nacimiento y de defunción del fallecido.

Para quienes quieran dedicar unas palabras de condolencia a la familia del o de los fallecidos, la forma de escribir en este libro es la siguiente.

  • Un saludo
  • El texto que incluirá el nombre del fallecido
  • una frase de despedida
  • finalización firmando la hoja.

unnamed (4)

Las esquelas y coronas de flores

Las esquelas podemos denominarlas como un anuncio en prensa de los acontecimientos que van a ocurrir tras un trágico suceso.

En ella deben constar una serie de indicaciones:

  • Signo religioso del fallecido
  • Nombre y apellidos del difunto
  • Cargo que ostenta en caso de haber sido relevante
  • Títulos o distinciones
  • Familiares mas cercanos
  • Fecha, hora y lugar del funeral y/o entierro

unnamed (3)

Normativa

No existe mucha normativa a la que acogerse para regular el luto oficial, pero yo he querido destacar dos artículos que pueden servir para ser contundentes con la aplicación y el respeto de algunas normas relacionadas con la bandera, o lo que es lo mismo; para saber, que no debemos hacer.

Ley 39/1981, de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la bandera de España y el de otras banderas y enseñas. Publicado en el Boletín Oficial del Estado nº 271 de 12 de noviembre.

En su artículo 8 dice: “Se prohíbe la utilización en la bandera de España de cualesquiera símbolos o siglas de partidos políticos, sindicatos, asociaciones o entidades privadas”.

Vuelvo a leer la primera parte y suscribo en negrita: “Se prohíbe la utilización en la bandera de España de cualesquiera símbolos“. Con esto quiero recalcar que no se puede incorporar o pegar a la bandera o su escudo ningún elemento. dicho de otra manera mas exagerada, no se puede profanar la bandera.

Real Decreto 684/2010, de 20 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Honores Militares. Publicado en el Boletín Oficial del Estado el día 22 de mayo de 2010. en el que en su artículo 3 reglas generales en su punto 2.

 

2. No se rendirán honores, salvo los funerales, y la Bandera permanecerá izada a media asta ininterrumpidamente día y noche cuando el Gobierno decrete luto nacional por su periodo de tiempo determinado. De la misma forma se actuará en el ámbito de las Comunidades Autónomas, de las Ciudades de Ceuta y Melilla y en los municipios cuando el luto se establezca por sus órganos competentes.

Vuelvo a leer subscribiendo en negrita la parte a tener en cuenta. “de la misma forma se actuará en el ámbito de las Comunidades Autónomas, de las Ciudades de Ceuta y Melilla y en los municipios cuando el luto se establezca por sus órganos competentes” lo que yo entiendo en este artículo es que cuando en un municipio, en la ciudad autónoma de Ceuta o Melilla o en las Comunidades Autónomas, el órgano competente establezca el luto, entonces todas las banderas se pondrían poner de luto. Es muy escaso la legislación y la normativa que hay para aplicar en el luto, y cualquier normativa nacional que se pueda aplicar siendo lógica su aplicación nos debe hacer reflexionar si se debe utilizar.

unnamed (16).png

 

El 14 de abril de 2016 alas 9:30h tuvo lugar en el núcleo urbano de Los Cristianos en Arona el derrumbe del edificio Julián José  en el número 12 de la calle Amalia Alayón del núcleo de los Cristianos en Arona.

He leído mucho sobre otras celebraciones que han tenido que ver con desgraciados accidentes, atentados o suicidios que provocaron la muerte a innumerables inocentes. Pero si algo he aprendido de ellas, es la terminología equivocada que se ha utilizado en las mismas. Hablar de ceremonia ecuménica cuando participa una religión como la musulmana, está mal expresado.

El término ecuménico se viene utilizando desde los primeros tiempos del cristianismo. Proviene del griego “oikoumene” que viene a significar en esta lengua “tierra habitada por los helenos”. Es a partir del siglo IV cuando, de forma oficial, se viene a utilizar en el lenguaje eclesiástico, queriendo designar aquellas doctrinas y usos eclesiales que son aceptados como norma autoritaria y con validez universal en toda la Iglesia Católica.

Así, el ecumenismo es aquello que, busca que lo que está dividido, vuelva a unirse en un solo elemento. La palabra se aplica normalmente a cuestiones religiosas, especialmente, a las que tienen que ver con la cristiandad, término dentro de la cual podemos encontrar varias iglesias, e incluso, tradiciones anteriores (como la judaica) con la que mantienen algún vínculo, porque el cristianismo bebe del judaísmo, puesto que Jesucristo nació judío, dio plenitud al mismo transformándolo en Cristianismo, adoptando, además, algunos de sus libros sagrados.

En cambio, la búsqueda de cooperación entre diferentes religiones (tanto entre las abrahámicas, judaísmo, cristianismo e islam, así como otras) se llamaría diálogo interreligioso que tiene como objetivo la búsqueda de la paz.

Ecumenismo significará, pues, el mundo habitado en el que coexisten diversos pueblos, con diversidad de lenguas y culturas. Pero si nos atenemos a la definición dada por el documento conciliar Unitatis redintegratio en su nº1 sería: “Con todo, el Señor de los tiempos, que sabia y pacientemente prosigue su voluntad de gracia para con nosotros los pecadores, en nuestros días ha empezado a infundir con mayor abundancia en los cristianos separados entre sí la compunción de espíritu y el anhelo de unión. Esta gracia ha llegado a muchas almas dispersas por todo el mundo, e incluso entre nuestros hermanos separados ha surgido, por el impuso del Espíritu Santo, un movimiento dirigido a restaurar la unidad de todos los cristianos. En este movimiento de unidad, llamado ecuménico, participan los que invocan al Dios Trino y confiesan a Jesucristo como Señor y salvador, y esto lo hacen no solamente por separado, sino también reunidos en asambleas en las que conocieron el Evangelio y a las que cada grupo llama Iglesia suya y de Dios.”

Cuando ocurrió la desgraciada tragedia en el pueblo de Los Cristianos el 14 de abril, dentro del caos que una cosa así produce, los trabajadores municipales y los servicios de emergencia tuvieron una encomiable respuesta, cada uno responsabilizándose de lo que le correspondía. Tras conocer la procedencia de las familias, pude empezar a trabajar en una ceremonia que sé que no sería de mi agrado, porque implica una despedida, pero que, desde la humildad y el respeto, sería mi especial homenaje a los fallecidos (a los que no tenía el honor de conocer) así como a sus familiares.

La coincidencia en la visita todos los días a los familiares de los aún desaparecidos (no serían víctimas hasta que no fueran identificados) del párroco de Los Cristianos Don José Estévez, y del señor Tijani El Bouji, Asesor Religioso de la Comunidad Musulmana de Canarias, abrió entre nosotros una especial vía de comunicación en cuanto al homenaje que las religiones debían ofrecer a estas víctimas. El párroco, en todo momento, comunicó a su superior las decisiones, siempre bajo el paraguas de los embajadores con los que tenía continuo contacto, así como con los cuerpos consulares acreditados en las Islas.

Habría que recordar que las nacionalidades de las personas fallecidas eran: finlandés, marroquí, italiana y española. Y por ello, de antemano y sin previo conocimiento trabajamos intuyendo que sus religiones serían Islámica y Cristiana, habiendo dos confesiones en esta última, la protestante y la luterana.

Nuestras reuniones eran respetuosas, a la vez que cordiales; la religión no era un obstáculo para poder homenajear a los fallecidos. La religión, en este caso, creó lazos que no solo acercaron diferentes nacionalidades, sino también diferentes formas de creer.

Una ceremonia así habría que hacerla en un lugar de culto, un lugar de respeto para todos, pero no es el lugar lo que engrandece la ceremonia, sino son las personas las que lo hacen.

El respeto por los familiares de los fallecidos nos permitió disponer de un poco más de tiempo, debido a que, por la falta de identificación de los cuerpos, no se tomaron decisiones precipitadas sino consensuadas con las autoridades locales, insulares, regionales, así como religiosas.

Hasta que no saliera la última víctima de Tenerife, no se anunciaría la fecha de celebración de la solemne ceremonia, que a su vez procuramos que no se alejara mucho (en tiempo) del trágico día.

A través del párroco de Los Cristianos don José Estévez, nos comunicamos con los pastores sueco y noruego que, junto con el finlandés, que se encontraba fuera de nuestro país en esos días y que no pudo estar a tiempo para la ceremonia, los dos primeros serían quienes darían la despedida, junto con su comunidad en el sur de la isla, al ciudadano fines.

Markus Von Martens (pastor sueco)

Öge Losneslokken (pastor noruego)

Tijani El Bouji (asesor religioso de la Comunidad Musulmana en Canarias)

Ismail Marsoub Alami (imán de Alcalá)

Con respecto a la celebración, la principal preocupación del equipo de protocolo que participó y al que le estoy muy agradecido porque, sin su inestimable ayuda, este evento no se podría haber hecho, fueron los familiares de las víctimas, los participantes del dispositivo que se montó para sacar adelante la acuciante crisis que se formó cuando cayó el edificio y la ingente cantidad de generosas donaciones por parte de empresas y particulares que, de manera anónima, sostuvieron el dispositivo durante los días necesarios para solventar la crisis.

Tras pensar en primer lugar en buscar un sitio donde se pudiera celebrar un oficio común para todos, en el que unos no se sintieran mas protagonistas que otros, barajamos lugares grandes donde poder congregar a mas de 1.000 personas y con los que un buen plan de seguridad nos permitiera ubicar lo que queríamos representar, que no era otra cosa que el agradecimiento al pueblo. Pensamos en lugares como el pabellón deportivo de Los Cristianos, el Centro de Arte y Congresos Magma… Pero una conversación con el jefe de protocolo de la Casa de Su Majestad el Rey, el señor don Alfredo Martínez Serrano, que les aseguro que ha sido de las conversaciones mas didácticas que he tenido en mi profesión, me sirvió para entender que el lugar no importa si el corazón es el que marca el camino. De igual manera consulté a miembros de protocolo de presidencia del Gobierno de España y de la Asociación Española de Protocolo porque de todos se aprende algo siempre.

Las imágenes sobre el funeral de estado de las víctimas de Germanwings, ceremonia que se celebró en la Catedral de Colonia, tragedia que asustó especialmente ante la imposibilidad de comprender “un acto sin sentido”, pero que, al tiempo, ha dejado una lección de solidaridad. Como indicaba, esas imágenes y una grata conversación con el imán me mostraron un camino más lógico y respetuoso, ya que el mayor número de familias eran de condición cristiana, lo cual él tuvo en cuenta, y que también aprobaron los pastores luterano y protestante.

La ceremonia se desarrollaría por decisión unánime en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Los Cristianos.

Quedaba pendiente una reunión con el obispo, que tuvo lugar dos días antes de la ceremonia, para lo que llevábamos ya desarrollada la misma a expensas de su aprobación. La reunión fue muy cordial, se encontraban también representantes de protocolo del Cabildo de Tenerife y del Gobierno de Canarias, los cuales sumaron ideas a lo ya establecido. Nuestra mayor preocupación era no tener ningún gesto de desacuerdo con la comunidad musulmana representada en esta reunión por el Señor Tijani. Por supuesto, siempre respetando el lugar de culto cristiano en el que se iba a desarrollar la ceremonia.

En dos días, más de 600 correos electrónicos y unas 400 llamadas de urgencia fueron el cauce para comunicar la ceremonia, ya que en este tipo de actos no procede invitar. Reuniones con el equipo de planes de seguridad del Ayuntamiento, con mantenimiento, Policía Local, Protección Civil así como con una cantidad ingente de personas que se prestaron voluntarias para que todo esto saliera lo mejor posible, contando con el poco tiempo de que se disponía.

Agradezco a todos los compañer@s de protocolo de otras administraciones (Casa Real, Gobierno de España, Gobierno de Canarias, Parlamento de Canarias, Cabildo de Tenerife, Ayuntamiento de La laguna) que me prestaron su inestimable ayuda en la organización y durante la ejecución de este acto que por la repercusión que tuvo, todos sabemos de su importancia, este ha sido el homenaje particular de nuestra profesión a las víctimas. Pero siendo sincero, ojala nunca hubiera tenido que organizar esta ceremonia.

Reflexión

 

unnamed (1)

 

 

Anuncios

Un comentario en “El Luto Oficial. Mi aportación al VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s