Protocolo no es educación, cuando de los más pequeños se trata.

Días atrás, me encontré con una compañera de protocolo que ha escogido el camino de la formación para salir adelante, lo cual es una muestra más de las innumerables posibilidades que ofrece nuestra profesión, que desde siempre estuvo ligada al poder y que ahora demuestra estar en muchas mas facetas de nuestras vidas.

A penas existen formadores en nuestra profesión y los que hay no son profesionales de la formación en su mayoría, son sucedáneos que exponen las experiencias de su vida laboral para que estas sirvan como ejemplo al resto de profesionales, no es una protesta ni mucho menos, al contrario, era la única forma que teníamos los que de verdad queríamos formarnos para aumentar nuestro conocimiento, lo reconozco y no me avergüenzo de ello,  yo en principio me formé así, pero en el siglo XXI dónde ya hay estudios que engloban las experiencias de miles de ellos, así como la jurisprudencia tan necesaria para entender el ¿por qué se hacen las cosas? Nos invita a reflexionar sobre la innecesaria existencia de cursitos que lo único que hacen es alimentar la esperanza de muchos y el bolsillo de unos pocos.

Con la llegada del Grado y el Máster oficial (títulos que ya poseo), empezamos a tener buenos formadores, gente que no tiene afán de protagonismo sino virtud de enseñanza.

En estos días en los que hemos celebrado la llegada de un nuevo Rey al simbólico trono que reina nuestro país, las miradas no sólo estaban puestas en Juan Carlos I y su participación en los actos, en la ‘Reina Madre’ y los efusivos besos a su marido, en Felipe VI y la responsabilidad para la que se le ha estado preparando estos 45 años o la Reina Letizia y el cambio social que ha dado en estos 10 años.

Las miradas también estaban puestas en dos niñas, de ocho y siete años respectivamente, que dieron una demostración pública de educación infantil digna de cualquier cuento de princesa.

Nuestra conversación giraba en torno a ellas, a la acuciante necesidad que hay en nuestra sociedad de enseñar a nuestros menores educación, saber estar y demás ‘asignaturas’ necesarias para vivir una vida social tan necesaria para salir adelante hoy en día y el ejemplo que estas dos niñas han dado a tantos padres que creen que los niños no se pueden educar a tan temprana edad.

Desde mi blog reivindico la importancia de la educación, entiéndase como: el saber estar, la urbanidad… desde una temprana edad para evitar muchos de los problemas que tienen hoy en día nuestros jóvenes que en muchos casos están muy formados, pero son muy mal educados.

 ceder el sitio

No debemos olvidar que las escuelas están para enseñar y las casas para educar, concepto que muchos padres tienen confundidos.

Discutía con Norma Gómez, que la metodología de enseñanza en nuestro país se basa mucho en las asignaturas que todos conocemos: matemáticas, ciencias, lenguas, sociales… Pero los técnicos del Ministerio y de los gobiernos regionales siguen sin percatarse que lo que nos diferencia de países como Suecia, Noruega, Finlandia, Alemania, Japón o China… sólo es la educación.

Ella da clase de protocolo social para niños habiendo creado una metodología práctica innovadora en España, aplicada en diferentes colegios de Gran Canaria con grandes resultados y que de alguna manera seguramente se aplicará con el tiempo en el resto del territorio español.

Aprender normas sobre saber estar, te da respeto por los demás (incluidos los profesores) te da paciencia, sobriedad, te enseña a convivir y a estar seguro de ti mismo… Es mucho mas lo que ganas que lo que pierdes, aunque no esté de moda.

Las actuales generaciones están abandonadas a su suerte, y es por ello por lo que se preguntan ¿cuál es el motivo por el que teniendo el mismo currículo que otros, no son escogidos para el trabajo que tanto desean sino deben bajar de categoría para encontrar trabajo?, yo les contestaría que la diferencia la pone el saber estar.

La buena educación se aprende en casa desde pequeños, mientras que la mala educación, ya se encargará la calle de recordártela una y otra vez, cada día. Por eso, creo que el mejor legado que le podemos dejar a nuestros hijos no es otro que: una gran Cultura y una buena Educación (las dos con mayúscula).

Un comentario en “Protocolo no es educación, cuando de los más pequeños se trata.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s